26 enero 2016

La mayor parte

La mayor parte de las veces que estoy totalmente cansada, rendida, soy feliz. Es el cansancio de haber luchado y obtenido con éxito aquello que deseo, la felicidad. No importa cómo luchar, si a golpes o poniendo positividad en cada una de las cosas que hago. Actitud. La mayor parte de las veces que duermo profundamente soy feliz. Aunque he de decir que no es una felicidad plena, algo que con los años veo más y más imposible alcanzar; pero al fin y al cabo es felicidad. Es sentir que hoy duermes en tu cama, que tengo la suerte de poder caminar, de poder ver, de poder sentir, de tener conmigo a las personas que realmente quiero en mi vida. La suerte de tener salud y de derrochar amor. Poder sentirme libre, sin ataduras y que yo misma me ponga límites o metas, si es que quiero hacerlo. Es la felicidad de no faltarte casi nada (aunque sí alguien muy importante para mí); es la felicidad de saber que con mis estudios y esfuerzos puedo ayudar a mejorar la vida de otras personas. La felicidad del dar de manera altruísta. La felicidad de ser yo.


2 comentarios:

OFátima Paniagua Prieto dijo...

Quiero tú sonrisa, después vendrá la mía.

OFátima Paniagua Prieto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.