19 marzo 2012

Los buenos recuerdos la hacen recordar...

Estaba sentada, en su habitación. Cerca de la mesa y el espejo donde se ve todas las mañanas al despertar. Él es quien ha coleccionado sus mejores caras y también las peores cuando estaba tendida en su cama y solo sabía llorar. Estaba pintado a su gusto, rojo, a juego con la habitación. Le encanta todo esto. Su casa es el sitio donde mejor acogida se siente. Si hablaran esas paredes contarían su vida desde que nació. Era una renacuaja. Mientras recuerda todo esto pasa las fotos de su álbum. Era feliz. Cuando era pequeña todo era mejor. No había problemas ni sollozos que no fueran porque no le dejaban un juguete. Se sentía bien al recordar todas esas cosas. Era feliz, pero no lo sabía. Se siente mal con ella misma por haber cometido errores que ni la más perfecta persona hubiera podido no errar. Es feliz, sí. Y mientras piensa, sigue pasando las fotos en su álbum...


5 comentarios:

Ruth :D dijo...

Me encanta como escribes Natalia, no tienen desperdicio tus textos. Sigue así guapetona :)

Yaiza dijo...

Siempre es bueno echar la mirada atrás. Siempre y cuando sean buenos momentos los que rememoremos.

Te espero. http://imaginaydesea.blogspot.com

Pamela dijo...

Si las paredes pudiesen hablar capas contarian muchas cosas.
aaa y nadie es perfect.
besitos!

Ana Estrella Vazquez dijo...

Por lo menos es feliz, eso ya es bastante!

Miss Dreamer i. dijo...

· Nadie es perfecto querida... Creo que si todo el mundo fuera perfecto el mundo sería un rollazo vv'. A veces vale la pena cometer errores (no siempre...).
Me encanta como escribes en serio ^ ^
¡Besitos!