25 marzo 2012

Pudo acabar pero no se enteró.

Estaba de frente, los cristales desquebrajados lo decían todo. Le dolía mucho la cabeza y no se atrevía a mirar para un lado. Tenía miedo. Toda su vida pasó ante sus ojos. Recordó sobre todo los buenos momentos y sus mejores sonrisas juntos. Se armó de fuerza y miró. Estaba a su lado, inconsciente. Tras varios minutos llorando le tocó, vio si respiraba. Tiene una respiración muy débil. Le dio oxígeno. Todo el que pudo pero no se despertó. Un hombre venía. Ella lo veía a lo lejos. Al cabo de unos minutos estaba en una ambulancia. Junto a él. En camas separadas. Como la primera vez que durmieron juntos. Ahora necesitaban máquinas para respirar ambos. Los dos estaban débiles. Y mientras ella miraba por la ventana veía pasar ante sus ojos todos los momentos junto a él. Daría su vida porque volviera a abrir sus ojos...

1 comentario:

Valenttine. dijo...

Tu blog precioso, la verdad que publicaría todas pero no sé que decir. Las historias como estas me gustan mucho y algunas me llegan tanto que me hacen recordar momentos, sigue asi y gracias por pasarte por el mio(: besotes