12 abril 2012

Era demasiado para ellos.

Su rubio cabello la delataba. Movía los pies como si de una bicicleta se tratara. Era la alegría de la casa, el porvenir de su familia. Sus ojos azules el sustento y su mirada era indescriptible. Inesperada pero tan acertada... Seguía moviéndose y sonreía tanto que no se veía más que sus pequeñas encías. Juguetona y poco llorona.
El primer día que su madre la vio lloraba de alegría, era su propia sangre y era cierto lo que decían que lo de ser madre es inexplicable.
Su padre la abrazaba como si en ella hubiera encontrado la salvación a todos sus males, el camino a seguir. Y así sería. Ella era y es la solución a sus "problemas" que eran tan existentes como las metáforas en los versos que decidió escribir un día para ella. 

Tus ojos son como ese faro
que perdido en el mar está,
al que encontré en la nada
y nunca dejaré escapar.

 Su madre estaba segura que cuando fuera mayor lloraría de alegría al leer ese poema, como ella lo hizo. Ella tenía aprendizaje lento pero intenso, y es que no se podía esperar nada más, al fin y al cabo solo le saca 15 años.


Hola! que tal estáis y como lleváis la semana? Mi semana ha sido larga y presiento que el finde será igual estudiando. Espero que os guste la entrada y perdón por poner esta imagen que se ve mal pero el ordenador tiene un problema y las fotos se ven mal. 
Quiero COMENTARIOS! sabeis que me gustan y ya sabéis que siempre me sacáis una sonrisa :D gracias.

3 comentarios:

María dijo...

me ha encntado el texto, tienes una facilidad para escribir estupenda!! :) espero que pases muy buena semana ^^
xxx
http://girlsjustwannahavefun14.blogspot.com/

Patri :) dijo...

Me encanta natalia , es muy bonita sigue asii :D GUAPII!

Nathalie dijo...

Gracias caariiñoo tqq!:)